Hace unos día saltó a la actualidad la noticia de que Gibson ha presentado una demanda contra Activision, fabricante del juego super éxito de ventas Guitar Hero. Gibson alega que dispone de una patente de “simulación de interpretación musical” y que los juegos en los cuales los jugadores pulsan botones de un controlador con forma de guitarra siguiendo el tiempo de una pantalla de tv.

Gibson está convencida de que Guitar Hero infringe su patente y por el momento continua con las acciones legales contra dicha Activision exigiéndole que pague los derechos por utilizar su patente.

Gibson contra Guitar Hero

Guitar Hero ha vendido mas de 14 millones de unidades solo en Estados Unidos y ha sido uno de los juegos de mayor éxito de todos los tiempos.

Gibson, la marca de guitarras eléctricas mas conocida y legendaria junto a Fender, ha sido un socio de Activision en el desarrollo del juego Guitar Hero
habiéndose basado los controladores del juego en modelos de guitarra de la marca.

El caso que inicialmente fue tomado con cierta incredulidad (dada la asociación de Gibson con Activision y su participación en Guitar Hero) continua creciendo y por el momento no se ha producido una resolución ni acuerdo entre ambas firmas.

La copia de la patente de Gibson presentada en la corte muestra un método de simular una interpretación en vivo utilizando un instrumento musical, unos cascos 3D y un concierto pregrabado. Según Gibson esta patente cubriría el producto Guitar Hero y por tanto Activision deberá obtener y pagar una licencia a Gibson o detener las ventas de cualquier versión del juego.

Activision por supuesto dice que no está de acuerdo en que Guitar Hero infrinja la patente de Gibson y alega que el hecho de que Gibson haya esperado 3 años para presentar dicha demanda implica el reconocimiento de que no se infringía tal patente.

La polémica está servida y hay mucho dinero en juego, así que me temo que tenemos litigio para rato, se trata de dos gigantes de la industria y ninguno va a dar facilmente el brazo a torcer y veremos muchos capítulos de este culebrón.

Me temo que es lo que tiene patentar ideas…