Esta es una de las preguntas que muchos, sea a nivel de iniciación en este campo o para uso en un estudio de proyectos mas serio, se hacen y nos hacen llegar a menudo. La respuesta no es que sea difícil, el problema es que no hay una sola respuesta para todos, sencillamente porque las necesidades, requisitos y presupuesto económicos son muy diversos y variados.

En el mercado hay muchos productos, últimamente la oferta ha aumentado considerablemente y cada una tiene características y por supuesto precios muy diferentes. De entre todo este abanico de productos y precios la cuestión es encontrar la que mejor se adapte a nuestras necesidades dentro de nuestra posibilidades económicas.

¿Como encontrar la respuesta adecuada?

¿Existe la mejor tarjeta de sonido?

Como hemos apuntado no hay una tarjeta de sonido ideal para todas las situaciones, sobre todo porque el precio es una limitación que a todos condiciona y cada caso requerirá por tanto una solución específica de entre la cada vez mas variada y profusa oferta del mercado. A mi modo de ver para escoger adecuadamente la tarjeta de sonido antes tenemos que definir nuestras necesidades y preferencias y a partir de ahí buscar en el mercado la tarjeta de sonido que se adapte mejor a estas. Para ello varias son las preguntas que nos tenemos que hacer para perfilar nuestras necesidades y crear una especie de perfil de del interfaz de audio que necesitamos para luego escoger el interfaz de audio que mejor se adapte a nuestro proyecto, al menos si no queremos perdernos o equivocarnos.

Así pues para contestar esta pregunta primero tenemos determinar con precisión cuales son nuestras necesidades haciéndonos las preguntas adecuadas:
– ¿cuantas entradas y salidas necesitamos?
No será lo mismo si queremos grabar un solo instrumento a si queremos grabar un conjunto de instrumentistas con múltiples micrófonos. Evidentemente cuantas mas fuentes queramos grabar mas entradas necesitaremos. El tema de las salidas dependerá mayormente de las necesidades de escuchas y monitoraje o también si vamos a utilizar unidades de efectos externas. Con la potencia de los ordenadores actuales necesitaremos normalmente mas entradas que salidas.
– ¿Necesitamos previos de microfono y cuantos?.
Si vamos a grabar disponer de entradas de previo de micrófono será imprescindible.
– ¿Necesitamos una entrada específica para instrumento como ocurre a muchos guitarristas?.
No todas las tarjetas disponen de entrada específica para guitarra o bajo, si lo necesitamos es un factor que debemos tener en cuenta.
– ¿tener latencias ultrabajas es impresincidble?
Si vamos a monitorizar el audio a través del ordenador necesitaremos la mas baja latencia posible, de lo contrario no nos será posible. Si vamos a tocar en tiempo real instrumentos virtuales también necesitamos bajas latencias, aunque no será tan crítico como con el audio monitorizado. Aquí la cosa radica básicamente en una cosa: drivers. Parece una cosa sencilla pero puede ser un desastre que haga inusable la tarjeta para este cometido. Normalmente marcas de prestigio tendrán mayor solvencia en este apartado.
– ¿interna o externa? Una tarjeta interna siempre será mas eficiente por su interconexión directa al bus de datos. Pero si vamos a trabajar con un portátil entonces la elección es diferente. Normalmente las tarjetas Firewire son mas eficientes para audio dado que este protocolo es mas capaz para esta tarea.
– ¿Mac o Pc?
Esto ya depende de los gustos de cada cual. La guerra interminable de plataformas desde que Apple utiliza procesadores Intel tiene cada vez menos sentido. Utiliza el que mas cómodo te haga sentir y según tu presupuesto, ambos son perfectamente válidos.
– ¿que software adicional trae?
Sobre todo para los que empiezan en esto el software incluido puede marcar la diferencia de manera significativa.
– y por último y mas importante, ¿que presupuesto tenemos?
Esta es sin duda la pregunta del millón, primero contesta todas las preguntas anteriores y una vez tengas claro que necesitas, que hablen los números.

Con todo esto solo se pretende que tomemos una decisión razonada y estudiada, de cada uno depende según sus necesidades. Si es posible comprar con opción de devolución es la mejor opción, prueba tu tarjeta de sonido en tu sistema y decide si realmente te resuelve el trabajo como esperabas.

Recientemente hemos recibido una detallada pregunta sobre este tema que nos escribe Xoan que mas abajo copiamos. La exposición de sus necesidades y requisitos y las opciones que se plantea tras estudiar lo que el mercado le ofrece son tan precisas y ordenadas que ha sido un poco el detonante para decidirnos a escribir sobre un tema sobre el que ya llevamos tiempo pensando en hacerlo y dada su complejidad y variedad de productos y necesidades no acababa nunca de quedar claro la mejor manera de enfocarlo.

No es posible por tanto dar respuestas absolutas, ni sugerencias inequívocas, por eso creo que una buena manera de enfocar este artículo sería el de un debate abierto donde cada cual pueda aportar su opinión y donde se puedan ir discutiendo las diferentes necesidades y soluciones que cada caso pueda precisar. Empezemos por tanto con la pregunta de Xoan como punto de partida para el eterno debate de “cual es la mejor tarjeta de sonido” y esperemos que de lugar a un fructífero debate sobre el tema. Todas las intervenciones son bienvenidas.